Escucha”14 – Episodio 14. Blanca y empachante Navidad.” en Spreaker.

Se acerca una de las épocas del año más ilusionantes para la mayoría. Pero también es momento de excesos y de abandono de rutinas saludables.  Desde TRS  queremos ser vuestros maestros jedáis para que no sucumbáis al lado oscuro del colesterol, grasas y  demás tentaciones. Que digáis adiós a la BLANCA Y EMPACHANTE NAVIDAD.

La clave es la MODERACIÓN, no se trata de que estéis con la calculadora contando calorías, pero sí que comáis y bebáis, con cabeza.

Las reuniones sociales, las fiestas, los amigos que sólo ves una vez al año, se multiplican en nuestra agendas. La comida parece ser la única protagonista, cómo si el resto del año hubiéramos estado hibernando. Los antiácidos y el famoso “protector gástrico”, que no es tal, se convierten en nuestro mejor aliado.

¿ Cuántos de vosotros no os acercáis estos días a la farmacia, para hacer acopio de los salvaestómagos?

Si seguís nuestros consejos, os prometemos que este año no habrá “malas noches ni resacosas y ácidas mañanas”.

El ritmo no para

El ritmo no para, ni en Navidad. El ejercicio debe convertirse en vuestro mejor aliado. No hay que machacarse en el gimnasio. Debéis salir TOOOODOS LOS DIAS, a pasear. Mínimo 10.000 pasos a buen ritmo. No vale pararse en los escaparates para ver que nos pedimos a los Reyes Magos. 

La pereza no puede ser una excusa. El esfuerzo máximo lo haremos el “día de después” a las grandes comilonas. El 25 y el 1 todos caminando a lo Juanito Muller.

Y a la hora de comer ¿Qué?

Y a la hora de comer si no quieres una blanca y empachante navidad tienes que:

  • Desterrar la idea de saltarte comidas para compensar. Esto es un gran error, porque llegamos a la mesa con un apetito voraz, y nos comemos lo que nos pongan.
  • Come despacio. Saboreando cada langostino, y masticando, mucho y bien. Muchas de las llamadas “indigestiones”  se producen precisamente porque engullimos cuales boas constrictor. La masticación es clave en el proceso de la digestión. Es en la boca dónde comienza la transformación de los alimentos gracias a la trituración y la saliva.
  • Es mejor cocinar al horno. Evita empanados, frituras y alimentos procesados, que aumentan la sensación de pesadez.
  • Controlar las cantidades ingeridas y no repetir, por muy buena que esté la salsa que cocina la “mamma”. Comer de todo, pero en raciones pequeñas.
  • Para facilitar la digestión, respetar los tiempos de nuestro cuerpo. Una vez que hayáis terminado de comer o cenar, no volver a abrir la boca a la media hora. Nada de tumbarse en el sofá. Todos a quitar la mesa y a fregar platos.
  • A la hora de comprar, no os volváis locos con los polvorones, los turrones, o las peladilla. El refrán menos es más, es aquí aplicable, porque de esa forma evitaréis sucumbir a las tentaciones de un trocito de Suchard a media tarde.

Alcohol con moderación

Pedir un consumo “cero cero” de alcohol, es difícil. Bebed con moderación. Vino tinto, mejor que blanco porque posee muchas menos calorías. Y no mezclar, y esto es aplicable al resto del año. En cuanto a los refrescos, consumir pocos y bajos en calorías.

De lo que si hay barra libre es de agua, bebed para hidrataros y para mejorar los procesos digestivos.

Desde TRS no pretendemos aguaros la fiesta, ni mucho menos, pero si queremos que la palabra clave de estas Navidades sea MODERACIÓN.

Navidades Covid

Este año son sin duda unas Navidades distintas, protagonizadas por el Covid. Y lo primero es concienciarnos de ello. Este 2020, toca alejarse de los macroeventos familiares. Mirad el lado bueno, por primera vez no tendrás que reírte del chiste malo de tu cuñado.

  • Reuniones familiares limitadas a 6.
  • Lavado de manos y toallas desechables
  • Mascarillas puestas, hasta el momento de la comida/cena
  • Ventilación en espacios cerrados.
  • Aperitivos individuales.
  • Prohibido brindar, hasta nueva orden.
  • Los abrazos y los besos ya vendrán.

Gracias a todos por leernos, por escucharnos. Esta aventura no tendría sentido sin vosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *