El verano y sus historias. Su cistitis, su deshidratación, su quemadura, su gastroenteritis…su picadura

El episodio de hoy y el siguiente, van dedicados a todas aquellas enfermedades, que año tras año vuelven, como la serie de Verano azul.

Y que todos en algún momento de nuestras vidas hemos sufrido sus consecuencias, trastocándonos un poco, las vacaciones.

En el episodio pasado, ya hablamos de una de ellas la CISTITIS. Hablaremos de otras que se encuentran en el top 6.

  • Deshidratación
  • Hongos
  • Quemaduras solares
  • Intoxicaciones alimentarias
  • Otitis
  • Alergias y picaduras

Enfermedades más frecuentes en verano

Deshidratación


La deshidratación es una de las enfermedades, más frecuentes de la época estival. La exposición a las altas temperaturas del verano, hace que perdamos mucha agua corporal en forma de sudor, y nos convirtamos en los Camacho del mundial de Corea.

Síntomas

Los síntomas de la deshidratación, son:

  • tener mucha sed, boca seca.
  • orinar y sudar menos de lo habitual,
  • orina de color oscuro,
  • piel seca,
  • sensación de cansancio,
  • mareos.

Los síntomas más graves nos indican que hay que acudir al servicio de urgencias rápidamente, para evitar la muerte por deshidratacion. En España todos los años mueren unas cuantas personas por ello, y son muertes evitables.

Los síntomas que deben hacer encender nuestras alertas son:

  • confusión
  • desmayo
  • falta de micción
  • latidos rápidos
  • respiración rápida
  • shock.

Prevención

La prevención pasa por:

  1. Reposición de líquidos. Recordad, beber entre 1,5 l y 2l de agua.
  2. Evitar las horas centrales del día, donde las temperaturas son más elevadas.
  3. Proteger las zonas del cuerpo más expuestas, mediante gorras, sombrero, ropa que permita la transpiración.
  4. Cuidado en ancianos y niños, que son los más vulnerables. Ojo también personas con patologías diabéticas, renales y cardiacas.


Hongos

El verano es la estación ideal para esos incómodos amigos, llamados hongos, y que luego tardan la vida en irse.

El calor, las altas temperaturas, la humedad, la costumbre de ir descalzos sobre el suelo mojado de las piscinas, baños etc…favorece que podamos contagiarnos de los hongos, que otras personas ya padecen.

El más común de todos es el llamado pie de atleta. Sus síntomas son picor, mal olor, piel descamada, enrojecimiento de la zona.

Tratamiento y prevención

En caso de contagio acudiremos a la farmacia, donde nos darán una crema antifúngica, cuyo principio activo mas común es el bifonazol.

Lo aplicaremos un par de veces al día. Con los pies limpios y bien secos, sobre todo el espacio interdigital.

Entre las medidas de prevención estarían:

  • mantener los pies limpios y secos, especialmente entre los dedos.
  • Lavarse los pies con agua y jabón y secar totalmente la zona con mucho cuidado.
  • Usar calcetines limpios de algodón y cambiárselos tan frecuentemente como sea necesario.
  • Usar calzado en piscinas o duchas públicas.
  • Utilizar polvos antimicóticos o talcos de secado si se tiene tendencia o se va a menudo a lugares donde se pueden coger
  • Usar zapatos bien ventilados y fabricados

Quemaduras solares

Que levante la mano el inconsciente, que alguna vez no se ha quemado en su vida.

Las quemaduras solares son una reacción aguda y visible fruto de la exposición excesiva de la piel a la radiación ultravioleta, concretamente a los rayos UVB.

Se produce cuando hemos sobrepasado el tiempo de exposición al sol por el cual la melanina (pigmento natural de la piel) ya no nos puede proteger. La quemadura se puede producir bien porque no hayamos utilizado fotoprotector o bien porque no lo hayamos utilizado de la manera más adecuada.  También porque nos hayamos expuesto al sol más tiempo del que nuestra piel tolera. Si recordais ya en episodios anteriores os hablamos de la genética, y el fototipo, y la cantidad de tiempo que podemos exponernos al al sol sin quemarnos.

Signos de quemadura solar

Los signos de la quemadura solar, pueden variar en función de la gravedad. La forma más leve de quemadura solar es el eritema solar. Es decir, cuando nos ponemos rojos como cangrejos. Esta rojez dura varias horas después de la exposición al sol.

Si el tiempo de exposición aumenta, el eritema se convertirá en una quemadura más grave, con formación de ampollas. La quemadura se inicia tras 4-6 horas de exposición a la luz solar. Alcanza su máximo esplendor después de 12-24 horas y comienza a disminuir a partir de las 72 horas.

En cuanto a los signos, el primer escalón  se caracteriza por un intenso enrojecimiento cutáneo con hinchazón y sensación de calor y puede ir seguido de la aparición de vesículas y ampollas. Posteriormente, se forman costras y, finalmente, descamación y curación de las lesiones.

En los casos más graves se asocia la irradiación intensa con malestar general, fiebre, náuseas, vómitos, cefaleas e, incluso, colapso circulatorio, y esto significa que deberemos acudir de forma urgente al médico.

Tratamiento y prevención

  • Hidratar con intensidad la piel aplicando cremas emolientes y calmantes.
  • Beber abundante agua.
  • Dar baños de agua fría o aplicar frío en la zona afectada y tomar sustancias antioxidantes que ayudan a la regeneración cutánea. En ningún caso aplicaremos hielo directamente ya que puede producir una intensa vasoconstricción que podría empeorar más la situación. 

Para prevenir, TRS os lo resume en una frase: FOTOPROTEGEOS MALDITOS, FOTOPROTEGEOS…y reaplicad el fotoprotector cada 2o 3h y evitad la exposición solar en las horas centrales del día.

Os esperamos en el Volumen 2, de enfermedades típicas del verano. Nos leemos en el siguiente post.