En este nuevo episodio de TRS, hablamos de la hipertensión, el enemigo silencioso. Se denomina así, porque la enfermedad puede pasar desapercibida durante años, sin dar ningún tipo de síntoma.

¿ Qué es la hipertensión?

Se denomina tensión arterial a la presión que soportan los vasos arteriales en el organismo. Esta presión se origina con el latido cardiaco que lanza la sangre desde el corazón y la distribuye a través de las arterias.

La hipertensión es por tanto la elevación de los niveles de presión arterial de forma continua o sostenida.

La presión arterial está determinada tanto por la cantidad de sangre que el corazón bombee, como por el grado de resistencia al flujo de la sangre en las arterias. Cuanta más sangre bombee nuestro corazón y cuanto más estrechas estén nuestras arterias, mayor será nuestra presión arterial.

Valores de la tensión arterial

La lectura de la presión arterial se determina en milímetros de mercurio (mm Hg). Tiene dos números.

  • Valor superior (presión sistólica). Mide la presión en las arterias cuando el corazón late.
  • Valor inferior (presión diastólica). Mide la presión en las arterias cuando se relaja

¿Por qué es un peligro la hipertensión arterial?

La hipertensión arterial es un peligro por las siguientes razones:

  • La hipertensión supone una mayor resistencia para el corazón, que responde aumentando su masa muscular (hipertrofia ventricular izquierda) para hacer frente a ese sobreesfuerzo. Este incremento de la masa muscular acaba siendo perjudicial porque no viene acompañado de un aumento equivalente del riego sanguíneo y puede producir insuficiencia coronaria y angina de pecho. Además, el músculo cardiaco se vuelve más irritable y se producen más arritmias.

En aquellos pacientes que ya han tenido un problema cardiovascular, la hipertensión puede intensificar el daño.

  • Propicia la aterioesclerosis (acúmulos de colesterol en las arterias) y fenómenos de trombosis (pueden producir infarto de miocardio o infarto cerebral). En el peor de los casos, la hipertensión arterial puede reblandecer las paredes de la aorta y provocar su dilatación (aneurisma) o rotura (lo que inevitablemente causa la muerte).

Cuando las arterias se vuelven rígidas y estrechas, el riego sanguíneo resulta insuficiente y provoca la aparición de infartos cerebrales (ictus o accidente vascular cerebral isquémico). La elevación de la presión arterial también puede causar la rotura de una arteria y ocasionar una hemorragia cerebral (ictus o accidente vascular cerebral hemorrágico).

  • La hipertensión causa rigidez en las arterias que suministran la sangre a los riñones. Pero también perjudica al propio riñón, lo que puede desembocar en una insuficiencia renal que incluso requiera diálisis. Por otro lado, si el riñón resulta dañado se puede producir un aumento de la presión arterial.
  • Si afecta a las arterias de las piernas causa dolor al caminar
  • Si daña las arterias de la retina provoca alteraciones en la visión
  • En los hombres puede ser causa de impotencia

Síntomas

La mayoría de las personas con presión arterial alta no tienen signos ni síntomas, incluso si las lecturas de presión arterial alcanzan niveles peligrosamente elevados. Algunas personas con presión arterial alta pueden tener dolor de cabeza, dificultad para respirar o sangrado nasal, pero estos signos y síntomas no son específicos y, por lo general, no se presentan hasta que dicho trastorno alcanza una etapa grave.

Tipos de hipertensión

Hipertensión primaria o esencial

Hipertensión primaria, se da en la mayoría de los adultos, no hay una causa identificable de presión arterial alta. Este tipo de presión arterial alta, denominada hipertensión primaria (esencial), suele desarrollarse gradualmente en el transcurso de muchos años.

Hipertensión secundaria

Hipertensión secundaria se produce como causa de una enfermedad subyacente:

  1. Apnea obstructiva del sueño
  2. Enfermedad renal
  3. Tumores de la glándula suprarrenal
  4. Problemas de tiroides
  5. Ciertos defectos de nacimiento (congénitos) en los vasos sanguíneos
  6. Medicamentos, como las píldoras anticonceptivas, los antigripales, los descongestionantes, los analgésicos de venta libre.
  7. Drogas como la cocaína y las anfetaminas

Factores de riesgo

Los factores de riesgo son:

  • Edad
  • Raza. La presión arterial alta es particularmente frecuente en las personas de ascendencia africana y, a menudo, aparece a una edad más temprana en relación con las personas de raza blanca.
  • Antecedentes familiares
  • Sobrepeso u obesidad. Cuanto más pesas, más sangre necesitas para suministrarles oxígeno y nutrientes a los tejidos.
  • Falta de actividad física. Las personas que no están físicamente activas tienden a tener una mayor frecuencia cardíaca. Cuanto mayor es la frecuencia cardíaca, más deberá trabajar el corazón con cada contracción, y mayor será la fuerza sobre las arterias.
  • Consumo de tabaco.
  • Alto contenido de sal
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Estrés
  • Ciertas enfermedades crónicas

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en un sencillo procedimiento de medición, aunque en algunos casos son necesarias otras pruebas como el holter de presión arterial. Es imprescindible completar el estudio con un análisis de laboratorio (de sangre y orina) y un electrocardiograma.

Cómo hacemos una buena medición en casa

La presión arterial se mide mediante unos aparatos llamados esfingomanómetros, popularmente conocidos como tensiómetros, que deben someterse a las validaciones y homologaciones reglamentarias.

Tips para una buena medición

  • Como la presión arterial cambia a lo largo del día y de la noche, haz la medición siempre a la misma hora.
  • Busca una habitación tranquila, sin ruidos ni interrupciones, con una temperatura de 20-25º C.
  • Debes estar relajado. No beber, comer, fumar ni hacer ejercicio físico la media hora anterior.
  • Reposa 5 minutos antes de la toma.
  • Siéntate cómodamente con la espalda apoyada en el respaldo de la silla, no cruces las piernas y quítate la ropa que pueda oprimirte el brazo.
  • Si el tensiómetro es de brazo, coloca el manguito dos o tres centímetros por encima del codo. Deja la palma de la mano boca arriba y el codo ligeramente flexionado a la altura del corazón.
  • Si el tensiómetro es de muñeca, pon la muñequera a la altura del corazón.
  • No hables durante la medición.
  • Realiza dos mediciones separadas al menos dos minutos y quédate con el resultado de la media de ambas.
  • Apunta los valores obtenidos para informar a tu médico.

¿ Cuáles son los valores normales?

Presión arterial normal. Los niveles máximos de presión arterial sistólica (máxima) están entre 120-129 mmHg, y los de diastólica (mínima) entre 80 y 84 mmHg. Cifras más bajas también pueden considerarse normales, siempre que no provoquen ningún síntoma.


Presión arterial normal-alta. Las cifras de presión arterial sistólica (máxima) están entre 130-139 mmHg, y las de diastólica (mínima) entre 80-89 mmHg. En personas diabéticas, los niveles superiores a 140/85 mmHg también se consideran altos.
SPOILER: NO EXISTE LA TENSIÓN ARTERIAL DESCOMPENSADA NI COMPENSADA

Tratamiento y prevención

Tratamiento

Los fármacos antihipertensivos están agrupados en varios tipos:

  • Diuréticos.
  • Inhibidores del sistema renina angiotensina (IECA).
  • Antagonistas de los receptores de angiotensina (ARA-II)
  • Calcioantagonistas.
  • Betabloqueantes.
  • Combinación de fármacos

Prevención

En cuanto a prevención, lo más importante es controlar los factores de riesgo: tabaco, alcohol y peso con llevar un estilo de vida saludable donde se combine ejercicio con una alimentación cardiosaludable.

Controlar la tensión es un seguro de vida.

Nos leemos en el siguiente post.