Escucha”02- Episodio 2, La piel y su memoria” en Spreaker.

La piel guarda todos nuestros recuerdos. Una caricia, los largos veranos al sol, esa alergia de contacto, o incluso el estrés que te produjo esa primera entrevista de trabajo…de ahí que sea tan importante prestarle atención. De ahí el título de nuestro podcast: La piel y su memoria.

Es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, ocupa aproximadamente 2m2 y llega a pesar hasta 10kg, y está en constante proceso de renovación. Y por eso desde tu rutina saludable queríamos dedicarle un especial.

Capas de la piel

Epidermis

La más externa es la Epidermis, es la que vemos y tocamos, nos protege de las agresiones externas, de las toxinas, de las bacterias y de la pérdida de líquidos. El espesor de esta capa es de aproximadamente 0,1mm siendo más fina en el contorno de los ojos, y más gruesa en la planta de los pies.

A su vez está formada por 5 subcapas de células llamadas queratinocitos, unidas por medio de los lípidos epidérmicos, muy importantes porque crean una barrera protectora y fijan la humedad, si estos faltan, sentimos la piel seca, tirante y áspera.

La epidermis está cubierta toda ella por lo que conocemos cómo manto hidrolipídico, esto seguro que os suena a más de uno por los anuncios de la tv, la función de esta película es mantener flexible la piel y actuar como barrera de protección extra.

Dermis

La Dermis es la capa media, su principal característica es que es elástica y dura, pero firme. Formada a su vez por dos subcapas, sus principales componentes son el colágeno y la elastina, cubiertas a su vez de una sustancia de tipo geloide que todos conocéis: el ácido hialurónico. Estos 3 son los encargados de conferir a nuestra piel el aspecto juvenil y saludable.

El estrés, el sol y los estilos de vida, tienen un fuerte impacto en la producción de estas sustancias; al igual que la edad, que hace que produzcamos menos colágeno y elastina de forma natural, y éstas estén desorganizadas, por lo que la piel pierde tonicidad y aparecen las arrugas.

Hipodermis

Y por último, la Hipodermis, la capa más interna, la cual almacena energía. Formada por adipocitos, su número varía, en función de la parte del cuerpo y cuya distribución varía en función del sexo.

La piel es por tanto un órgano importantísimo para el bienestar de nuestro cuerpo, es la barrera que separa el medio externo del interno. Sus principales funciones son:

  • DEFENSA: filtra las radiaciones ultravioletas y nos protege de las agresiones mecánicas, químicas o tóxicas y de los microorganismos.
  • TERMORREGULADORA nos protege del frio y del calor, y mantiene nuestra temperatura corporal.
  • BALANCE HIDROELÉCTRICO: mantiene el equilibrio de fluidos corporales, al actuar como barrera ante la posible pérdida de agua.
  • SENSORIAL: a través de receptores y terminaciones nerviosas nos transmite el tacto, la presión, la temperatura y el dolor.
  • EMOCIONAL: exteriorizamos nuestras emociones a través de la piel, nos sonrojamos ante cumplidos, palidecemos con malas noticias, nuestro pelo se eriza con las caricias y despedimos olor (feromonas).

Después de unas pequeñas nociones sobre la piel, entramos en lo que nosotros consideramos que es imprescindible para una buena rutina facial, si bien es verdad, que en post sucesivos, iremos desgranando cada uno de los pasos, quedaros con estos 4 conceptos clave: limpiar, tonificar, tratar y proteger.

Limpiar

Este paso es imprescindible, de nada sirve gastarse mucho dinero en tratamientos, si no hacemos una higiene adecuada. Mañana y noche. Esta es necesaria para eliminar suciedad, grasa, toxinas, sudor, restos de maquillaje, y de tratamientos de la noche anterior. Prepara la piel para que absorba los productos posteriores, de ahí su importancia. En el post sobre higiene facial hablaremos de aquellos que mejor se adaptan a cada tipo de piel, de complementos, y por supuesto de técnicas que supondrán un plus en nuestra rutina.

Tonificar

El tónico elimina cualquier resto del limpiador, restablece el pH de la piel, y nos proporciona sensación de frescor y bienestar a la piel. Los elegiremos siempre sin alcohol para no alterar los lípidos naturales.

Tratamiento

Los productos específicos deben hidratarnos y nutrirnos, y la mayoría de ellos sirven para tratar problemas específicos, como las manchas, el envejecimiento o el acné. Se aplican siempre sobre la piel limpia. Dependiendo del tipo de piel, las necesidades personales, incluso la estación del año, elegiremos uno u otro.

Y el último paso, que para nosotros, es junto a la limpieza, imprescindible es la

Prevención

El fotoprotector debe usarse los 366 días del año y debe convertirse en vuestro aliado ya que es el mejor antiedad que hay.

Es importante que desde pequeños adquiramos el hábito de la protección solar, de ahí el título del post…la piel tiene memoria, y que memoria.

Seguro que muchos no sabéis, que hay unnúmero de horas finitas de exposición solar que nuestra piel, puede tolerar a lo largo de toda nuestra vida. Este valor varía en cada uno de nosotros porque lo predefinennuestros genes y se llamacapital solar y una vez sobrepasadas esas horas totales, es cuandoaparecen los problemas. Así que ya sabéis ojito con gastar las horas, que la piel no tiene 7 vidas, cómo los gatos.

Insistir una vez más, que lo más importante de una buena rutina facial es la limpieza y la prevención, y a partir de ahí iremos incorporando los pasos sucesivos. La idea es que los productos que tenemos en la balda del cuarto de baño, los usemos y no los dejemos como elementos decorativos.

Y recordad

“Sólo se necesita 21 días para que el cerebro cree un nuevo hábito, TÚ decides cual crear”.

Maxwell Maltz

Nos leemos en el siguiente post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *