Los piojos, ya están aquí, y desde TRS queríamos hacer un episodio a uno de los protagonistas que acompañarán a nuestros hijos y a nosotros, durante todo el curso escolar.

Escucha”48 – Piojos. Transmisión, mitos, productos y prevención.” en Spreaker.

¿ Qué son los piojos?

Son parásitos que se alimentan de sangre. Se transmiten por contacto directo al juntar las cabezas o compartir objetos que hayan estado en contacto con ellos como peines, cepillos, diademas, gorros. Cuando los piojos empiezan a vivir en el cabello de una persona, también empiezan a poner huevos, o liendres.

Los piojos pueden sobrevivir hasta 30 días en la cabeza de una persona y pueden poner ocho huevos al día. Los piojos pegan sus liendres a hebras de cabello, cerca del cuero cabelludo. Si estos pequeños huevos son amarillos, de color canela o marrones, significa que aún no han eclosionado y que contienen piojos en su interior. Si las liendres son blancas o trasparentes, significa que ya han eclosionado y que ya han salido los piojos.

Importante, los piojos no transmiten ninguna enfermedad contagiosa

¿Cómo se que mi hijo tiene piojos?

Porque se rasca como un poseso, sobre todo detrás de las orejas y en la nuca, más frecuentemente por las noches. Y esto es debido a la saliva que utiliza el piojo para adherirse y succionar sangre, que es de lo que se alimenta.

Para confirmar el tan temible diagnóstico, recurriremos a la inspección ocular con liendrera. Merece la pena hacer una inversión en una buena, ya que nos acompañará durante años. Las mejores son de acero inoxidable que se pueden limpiar fácilmente y con púas microacanaladas que ayudan a arrastrar y eliminar más piojos y liendres en menos pasadas.

Uso de la liendrera

  • Desenredar el cabello con el peine habitual (el uso de un acondicionador facilita la tarea en caso de tener el pelo rizado o muy enredado).
  • Separar el cabello y peinar con la liendrera mechón a mechón.
  • Comenzar lo más cerca posible de la raíz del pelo.
  • Asegurarse de separar bien las áreas ya limpias de las que todavía no lo están.

Keep calm y ven a la farmacia

Lo primero es no perder la calma. Todos alguna vez hemos tenido piojos ya sea de pequeño o ya como padres. Debéis acudir a la farmacia para que allí os aconsejemos que producto es el que mejor se adapta a las necesidades del niño. Hay que tener en cuenta si se trata de una primera infestación, o ya hay reincidencia.

Vamos a encontrarnos con dos tipos de productos:

PERMETRINAS Y MALATION, que actúan como insecticidas pediculicidas. Intoxican al piojo (y a las liendres en el caso del malatión), y que según la OMS son el método más eficaz pero están produciendo resistencia entre los piojos.

SILICONAS como las dimeticonas, que crean una película que los asfixia sin que el producto sea absorbido a través del cuero cabelludo.

Modo de empleo

  1. Seguir al pie de la letra las instrucciones y aplicar la cantidad suficiente de producto teniendo en cuenta la longitud del cabello, así como el tiempo de espera.
  2. Pasar la liendrera para desprender piojos y liendres
  3. Lavar el cabello con agua templada y no usar SECADOR.
  4. Repetir el tratamiento a los 7 o 10 días, para romper el ciclo de reproducción.
  5. Revisar a toda la familia

Verdadero o falso

Los farmacéuticos tenemos un criadero de piojos que soltamos a las puertas del colegio. FALSO Los piojos están presentes todo el año. El uso descontrolado de las permetrinas como preventivo, en vez de tratamiento, les ha vuelto resistentes.

Los piojos vuelan. FALSO. Los piojos ni saltan de cabeza a cabeza, ni vuelan, se desplazan muy rápidamente.

Los rubios son menos propensos. FALSO. Cualquier pelo, limpio y suave es bueno. Lo que si que es cierto es que tienen cierta predilección por el pelo liso, ya que le permite adherirse mejor que en el cabello rizado.

Tener piojos es de falta de higiene. FALSO. ¿A quién no le gusta una persona limpia y aseada? A ellos también.

El vinagre ayuda a desprender las liendres. VERDADERO el ácido del vinagre, neutraliza la resina de la liendre y facilita su desprendimiento.

Más vale prevenir que despiojar

  • Pasar la liendrera TODOS LOS DÍAS. Debe formar parte de la rutina diaria de los niños.
  • Usar repelentes de eficacia probada
  • No compartir cepillos, gomas, gorros, peines…
  • Ojo a los Selfies
  • Lavar toallas, ropa de cama, fundas de sofá a 40º en caso de infestación.

La clave es la paciencia.

Nos leemos en el siguiente post.