Bienvenidos al podcast de tu rutina saludable, episodio 86, donde hablamos de salmonelosis una cuestión de huevos y de higiene. En TRS estamos a la última de las noticias. Por eso hoy vamos a hablar de esta infección alimentaria.

Algo que, aún siendo típicamente veraniego, se ha vuelto protagonista, gracias a la noticia del cierre, de uno de los restaurantes más emblemáticos de Madrid.

SALMONELOSIS

Origen de la palabra

Tanto la salmonelosis, como el género Salmonella, son ambas una latinización. Proceden del nombre de Daniel Elmer Salmon (1850–1914), un veterinario estadounidense, que fue el descubridor de la bacteria.

¿ Qué es la salmonelosis?

La salmonelosis está producida por la salmonella, que es un género bacteriano de la familia Enterobacteriaceae, constituido por bacilos  gramnegativo.

La infección por salmonela (salmonelosis) es una enfermedad bacteriana común que afecta el tracto intestinal.

La bacteria de la salmonela, generalmente vive en los intestinos de animales y humanos y se expulsa mediante las heces. La forma más frecuente de infección en los humanos es a través de agua o alimentos contaminados.

Síntomas de la salmonelosis

La infección por salmonela suele ser producto de la ingesta de carne, carne de aves, huevos o productos a base de huevo crudos o poco cocidos, o de leche no pasteurizada. El período de incubación puede ser de 6 horas a 6 días.

  • Diarrea
  • Cólicos abdominales
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Sangre en las heces, en casos muy graves.

Los síntomas pueden durar varios días, y la diarrea, más de 10 días e incluso meses, hasta llegar a deposiciones normales.

Causas de la salmonelosis

Las causas de la salmonelosis se deben por la ingesta de alimentos contaminados

Los alimentos que, con frecuencia, pueden estar infectados son:

  • Carne cruda de vacas, de ave y de mariscos. Las heces pueden entrar en la carne cruda durante el proceso de matanza. Los mariscos pueden estar contaminados si se obtienen de agua contaminada.
  • Huevos crudos o poco cocidos. Aunque la cáscara del huevo puede parecer una barrera perfecta contra la contaminación, algunas gallinas infectadas producen huevos que contienen salmonela antes de que la cáscara se forme siquiera. Los huevos crudos se usan en las preparaciones caseras de alimentos como la mayonesa.
  • Productos lácteos no pasteurizados. La leche y los productos lácteos no pasteurizados, a veces conocidos como leche cruda, pueden estar contaminados por salmonela. El proceso de pasteurización mata las bacterias perjudiciales, incluida la salmonela.
  • Frutas y verduras. Algunas frutas y verduras frescas, en especial, las variedades importadas, pueden haber sido irrigadas en el campo o lavadas durante el procesamiento con agua contaminada por salmonela. La contaminación también puede ocurrir en la cocina, cuando los jugos de la carne cruda de res o de ave entran en contacto con alimentos sin cocinar, como las ensaladas.
  • Manipulación incorrecta de los alimentos

Muchos alimentos se contaminan cuando las personas que preparan los alimentos no se lavan bien las manos después de ir al baño, cambiar pañales o manipular comidas contaminadas.

  • Superficies infectadas. También se puede producir una infección al tocar algo que está contaminado y luego ponerse los dedos en la boca.
  • Mascotas y otros animales infectados. Los animales y las mascotas, especialmente las aves y los reptiles, pueden tener la bacteria de la salmonela en las plumas, el pelo, la piel o las heces. Algunos alimentos para mascotas pueden estar contaminados con salmonela e infectar a los animales.

Complicaciones

En algunas personas, especialmente en bebés y niños pequeños, adultos mayores, receptores de trasplantes, mujeres embarazadas y personas con el sistema inmunitario debilitado, el desarrollo de complicaciones puede ser peligroso.

Deshidratación

Los signos de alarma son:

  • Micción menos frecuente que lo habitual u orina de color oscuro
  • Sequedad en la boca y la lengua
  • Ojos hundidos
  • Llorar sin lágrimas
  • Más cansancio que lo habitual
  • Irritabilidad o confusión
  • Bacteriemia

Bacteriemia

Si la infección por salmonela ingresa al torrente sanguíneo (bacteriemia), puede infectar tejidos en todo el cuerpo, entre ellos:meningitis, endocarditis, osteomielitis,

Artritis reactiva

Las personas que tuvieron salmonela tienen un mayor riesgo de padecer artritis reactiva por dicha infección. También llamada «síndrome de Reiter

Tratamiento

La mayoría de las personas sanas se recuperan en unos pocos días a una semana sin tratamiento específico. Prevenir la deshidratación con una ingesta de líquidos adecuada puede ayudar a recuperarse

Prevención

Higiene de manos

Lavarse bien las manos puede ayudar a prevenir la transferencia de la bacteria de la salmonela a la boca, o a los alimentos que se preparan. Es importante hacerlo con agua y jabón durante 20 segundos después de lo siguiente:

  • Ir al baño
  • Cambiar un pañal
  • Manipular carne cruda
  • Limpiar excremento de mascotas
  • Tocar mascotas u otros animales y sus hábitats, especialmente reptiles y aves

Evitar contaminación cruzada

  • Almacenar la carne cruda apartada del resto de los alimentos.
  • Usar dos tablas de cortar en la cocina: una para la carne cruda y otra para las frutas y los vegetales
  • Nunca coloques alimentos cocidos en un plato sin lavar que antes contuvo carne cruda
  • Lavar bien las superficies de preparación de alimentos con agua y jabón
  • Evitar comer huevos crudos
  • Cocción y almacenamiento correctos de los alimentos
  • Asegúrate de cocinar por completo los alimentos y de refrigerarlos o congelarlos lo antes posible.

Esperamos que este post os ayude a prevenir la salmonelosis, no sólo en verano sino todo el año, porque como reza el título no es sólo cuestión de huevos, sino también de higiene.