Escucha”06 – Episodio 6. Sonrisa perfecta en el adulto. Trucos, consejos y una rutina” en Spreaker.

¿Quién no ha soñado con una sonrisa perfecta, quién no ha querido tener los dientes blancos como un actor de cine e impresionar cada vez que entreabres la boca? Todos queremos tener los dientes perfectos. Sonreír sin miedos, que nuestros amigos, familiares o compañeros de trabajo encuentren en nosotros una sonrisa que transmita fortaleza a través de su aspecto saludable. Los protagonistas innegables son nuestros dientes, los que nos harán triunfar o los que nos harán sufrir. Aunque de la salud bucodental nos iremos ocupando muy en detalle a lo largo de distintas entradas/ episodios, hoy desde TRS os traemos trucos, consejos y una rutina saludable para mantener la sonrisa perfecta en el adulto.

Microorganismos en la boca. Esos “bichitos” que estropean tu sonrisa.

Alguien debe pensar que nos hemos vuelto locos al hablar de microorganismos de la boca, no, no estamos chalados. En la cavidad bucal y en la salud de los dientes juega un papel muy importante la microbiota oral. En nuestras bocas existe una sustancia conformada por diversas capas, un 20% aproximadamente está conformada por microorganismos, algunos de ellos beneficiosos, otros no tanto, que se llama biofilm. Las capas del biofilm son 3:

  • La capa profunda, donde hay densidad de microorganismos que forman una matriz de polisacáridos con otros materiales orgánicos e inorgánicos.
  • La capa intermedia, más desorganizada e irregular.
  • La superficie, que es una subcapa líquida, más estacionaria y en movimiento.
  • Sobre ella se depositan sus nutrientes. Porque estos microorganismos tienen el “vicio” de alimentarse.

El biofilm forma rápidamente conglomerados de bacterias en superficies inmersas en medios acuosos naturales, y la boca está siempre húmeda. Por lo que la boca es un sustrato perfecto para su crecimiento. Estos polímeros y conglomerados hacen que los microorganismos no siempre sean fáciles de eliminar. Es por ello que la eliminación mecánica suele ser la mejor estrategia, y sí, amigos, al hablar de remoción mecánica estamos hablando, entre otras cosas, del cepillado.

La placa dental es la causante, sobretodo por efecto de estos patógenos que conforman el biofilm de las caries y las enfermedades periodontales.Cada enfermedad depende de una familia de patógenos, de una o de varias, porque, a veces, estos microorganismos trabajan conjuntamente para arruinar nuestra sonrisa.

No es la idea de este post entrar muy al detalle, pero para los más curiosos, en las caries suelen tener un papel muy importante los microorganismos del género Streptococcus (mutans, sobrinus, cricetus, etc.), también los Lactobacillus y los Actinomyces.

Aunque le dedicaremos un episodiol hablar de enfermedades periodontales la cosa se complica. Puesto que suele haber todavía más variedad. Algunos ejemplos son C. gracilis, C. rectus, P. gingivalis, T. denticola, S.oralis, y un largo etcétera.

3 pasos para una rutina bucal saludable.

Como ya os contamos en el podcast, hay varios must (pasos obligatorios en inglés) si lo que quieres es tener una sonrisa perfecta. Y el anglicismo must lo empleamos porque sí o también deberías hacerlo, no valen medias tintas si lo que quieres es tener una buena salud bucal.

1. Cepillado de dientes: el gran aliado de la sonrisa perfecta.

A cepillarnos los dientes nos enseñan desde muy pequeños, pero la realidad es que no todo el mundo se cepilla los dientes correctamente. Es más, son muy pocos quienes se cepillan correctamente los dientes.

Cualquier individuo cree que el proceso es este (nota: este no es el proceso correcto):

  1. Abres el grifo y lo dejas abierto hasta el final. Pista: no es necesario gastar 20 litros de agua para lavarse los dientes. El agua que se desperdicia no tiene ningún papel en la salud de tu sonrisa.
  2. Sacas el cepillo del capuchón. Pregunta seria, si estás en tu casa, ¿para qué quieres el capuchón acumulando restos de pasta, cal, babas? Pues eso, si vas a transportarlo en una bolsa de aseo, una maleta, tiene sentido, pero para el resto mejor que se seque, que respire.
  3. Depositas 1 kg de pasta de dientes en la zona del cepillo. Y la verdad es que no necesitas tanto. Somos muy de extremos, a veces nos da por echar en exceso la pasta de dientes o la sal, pero la crema facial nos dura 4 meses. En el caso de la pasta con el equivalente a un grano de maíz vamos más que sobrados.
  4. Nos cepillamos los dientes sin una directriz clara. Cepillamos como quien acaricia a un perro, sin ton ni son. Y no, la realidad es que hay unos pasos muy bien marcados que ahora te contaremos.
  5. Enjuagamos nuestra boca muchas veces. Es más, si no empleas el equivalente en agua a un trasvase Tajo – Segura no vale. Siento decirte que no es correcto, cuanto más resto de pasta dentífrica quede sobre los dientes mejor para tu esmalte dental, la pasta tiene una composición que refuerza el esmalte.
  6. Acabamos y a otra cosa. Error, estamos en el paso 1, querido lector. Ponte cómodo y sigue leyendo. No tengas prisa, tus dientes te lo agradecerán.
  7. Un último error, pero muy importante: al dentista se debe ir cada año. A ver si dicho de otro modo se entiende: como mucho, cada 12 meses.

Para el correcto cepillado de dientes, tanto si empleas un cepillo eléctrico como si empleas uno manual, debes seguir una serie de pasos para que tu cepillado sea correcto. Ahora sí, vamos con el proceso correcto para cepillarte los dientes.

Hay diferentes técnicas de cepillado, aunque como afirmaron Ramfjord y colaboradores en 1966“Todas las técnicas de cepillado pueden lograr a conseguir resultados similares. Es más importante un cepillado minucioso que la aplicación de una determinada técnica”. Hay decenas de técnicas de cepillado, pero hoy queremos compartir 3:

  • Técnica de Fones (basada en la rotación): se cepillan los dientes superiores rotando el cepillo hacia abajo y los dientes inferiores rotando el cepillo hacia arriba, desde la encía hacia el diente. De esta manera los costados de las cerdas del cepillo cepillan tanto la encía como los dientes en un movimiento rotatorio. Esta técnica es la más recomendada para enseñar a los niños.
  • Técnica de Bass: Consiste en colocar el cepillo en ángulo de aproximadamente 45 grados entre el diente y la encía, posteriormente se realiza un movimiento horizontal para arrastrar la placa dental.
  • Técnica de Charters: Es una técnica muy utilizada para limpiar las zonas interproximales y consiste en colocar las cerdas del cepillo en el borde gingival formando un ángulo de 45 grados y apuntando hacia la superficie oclusal. De este modo, se realizan movimientos vibratorios en los espacios interproximales. Esta técnica es muy utilizada para la limpieza alrededor de los aparatos de ortodoncia.

Todas estas técnicas se caracterizan por ser procedimientos ordenados, en los que no se deja sin limpiar ninguna cara de las piezas dentales y se emplean movimientos de vibración con el fin de arrastrar la placa dental.

Lo importante es dedicar al menos 3 minutos al cepillado completo y, por lo menos, medio minuto a cada cuarto de la dentadura, por dentro y por fuera. Recuerda cepillar los dientes por dentro y comprueba que no notes rugosidades con la lengua.

En este sentido, los cepillos dentales eléctricos, con un 15% más de efectividad que los manuales, cuentan, en muchos de los modelos, con temporizadores que avisan del cambio de cuadrante o del tiempo mínimo de cepillado. Son una buena alternativa si eres perezoso o siempre vas con prisas.

2. Limpieza interproximal, hasta el infinito y más allá.

Un cepillo no llega, ni por asomo a todas las zonas de tu boca, las caras entre dientes, los límites entre encías y dientes también merecen una limpieza acorde. Y no, no sólo hablamos de los paluegos, esos molestos restos de carne o jamón que se quedan entre los dientes. La mayoría de alimentos depositan restos entre los dientes.

En este punto volvemos a recurrir a la remoción mecánica con dos elementos: cintas y sedas, por un lado, y cepillos interproximales por otro. Las cintas o sedas son muy útiles para evitar que esos restos de alimentos se deterioren y acaben dañando las encías, lo mismo sucede en el caso de cepillos interproximales, que cumplen su función cuando el espacio entre dientes es más grande.

3. Enjuague bucal. El aliado perfecto.

Emplear regularmente un colutorio o enjuague bucal adaptado a tus necesidades ayudará a eliminar los restos de placa que la limpieza mecánica no logra arrastrar.

A la hora de escoger un enjuague bucal adecuado es muy importante dejarse aconsejar por profesionales como odontólogos o farmacéuticos. Ya que cada boca va a necesitar un determinado producto en función de sus problemas o necesidades.

Desde los clásicos enjuagues a base de aceites esenciales, hasta aquellos que tienen clorhexidina en su formulación, pasando por los que contienen Flúor o triclosán. Es importante que para una boca sana cuenten con aporte de flúor y actividad anticaries.

Hoy no vamos a hablar de tratamientos específicos porque nos extenderíamos mucho, llegará el día en el que nos detengamos a hablar sobre patologías como la gingivitis, boca seca, enfermedad periodontal, etc.

Los pasos indicados han sido 3, porque la rutina bucal saludable básica debe siempre acordarse de estos 3 pasos y aplicar otra regla del 3 muy importante:

Cepíllate los dientes al menos 3 veces al día, al menos durante 3 minutos y cada 3 meses cambia tu cepillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *